domingo, enero 14, 2007

Un saludo

Bueno, me declaro "bloguero" oficialmente desde hoy.

Tengo mi propia tribuna para verter mis opiniones, reflexiones, entre los millones de personas que pululamos por esta inmensa red que nos convierte en diminutos seres anónimos homogeneizados por los bits informáticos.

Es muy posible que esto sea un blog, tanto en sentido de ida como en el de vuelta, quiero decir, escritor y único lector al mismo tiempo, pero la diferencia está en el potencial. Estoy al descubierto. Igual que en cualquier foro, pero en propiedad de mis razones con la solemnidad que confiere, si puede decirse, una dirección en posesión con tu nombre, al que identificar de manera ineludible.

Mis reflexiones son mías y no me debo a nadie ni a nada, sólo a mis principios. De manera que cada adscripción que pueda inferirse en caso de hacerse, será propia de la percepción de cada cual para adecuar un atajo "etiquetil".

No en vano, mi premisa esencial es el respeto por las opiniones razonadas y la indiferencia (no exenta de comprensión) por las vehementes afirmaciones rotundas y gratuítas.

Todos somos diferentes y yo aporto algo de mi propia particularidad a este mundo de redes.

Un saludo a cualquier despistado o despistada que se haya dejado caer por error aquí, emplazándome en este mismo lugar virtual, para ganarme cariños y odios de prejuicios venideros.

Datos personales

Un excéntrico pensador que emplea este blog sin concesiones a la mesura ni a la inteligibilidad