domingo, febrero 16, 2014

Ángeles y demonios

Ayer en Antena 3 daban una película que no habia visto: Ángeles y demonios, una continuación de El código Da Vinci que tanto furor o atención mediática causó por sus historias de confabulaciones vaticanas en contra de la humanidad. Lo cierto es que la primera película me pareció infumable, inconsistente, pesada y hasta tonta en muchos aspectos. Algo que, según algunas críticas leídas, parecía haber variado en la segunda entrega y de ahí que permaneciera en el sofá a la expectativa de lograr pasar un mejor rato. Pasado un tiempo no muy largo me quedé dormido y desperté por la diferencia de volumen que aplican a la publicidad o precisamente como despertadores oportunos que te avisan para seguir prestando atención a la tele.

El caso es que pude ver a un profesor Langdon o similar (Tom Hanks) ejerciendo de persona insustituible y salvador de masas que con un escepticismo más que ejercitado en contra de la religión católica, apostólica y romana que se justificaba por su defensa de las posturas científicas, resolvía todos los entresijos como el programa concurso que hace unos años hacía De la Cuadra Salcedo en el que iba recorriendo parajes a instrucciones de los concursantes. El hilo motivador de la película se adivinaba cuando entre los pasilos vaticanos topaba con unas estatuas de varones que camuflaban sus penes por unas hojas y que Hanks tildó da "vandalismo". Su defensa a buen seguro conmovió a los incondicionales a la causa contra la religión, el Vaticano o lo clerical de todo orden, pues la película, guión-novela no se corta lo más mínimo en ser vandálica en mutilaciones, asesinatos a papables, destrucción de estancias y obras vaticanas y demás que se justifican por lo malos que son sus maquiavélicos actores. A buen seguro que el rasero se ve con facilidad en causa ajena.

Pero al margen de razones o intimidades, la película o sus promotores "intelectuales" tratan de dar una sensación que en la primera entrega no existía: la de no mostrar de modo tan extremo ese radicalismo anti clerical o anti vaticano. No mostrar de modo extremo no significa que no exista y no sea extremo, quiere decir que trata de ser más sutil en el mensaje para calar aparentando una moderación que en la primer quedaba en entredicho. Porque hay un detalle que pudo pasar desapercibido entre la normalidad de nuestros quehaceres y la "altura de miras" de la población: que la película era apta para mayores de 12 años. Vamos, si veo esa película de mutilaciones, gente quemada, situaciones grotescas y ambientes turbios entre confabulaciones judeo-masónicas a esa edad me da un telele y no duermo en una semana, pero parece que el eximente está en que obra en conttra de la Iglesia y esa concede una bula no comparable si las víctimas son "civiles". Ignoro quien otorga los ratios, si vienen de fábrica o se deciden aquí, pero ello podría dar para el guión de una película de tramas y manipulaciones de masas.

La película resulta hasta risible si no fuera porque el final fue contado, ya que no resistí la última parada publicitaria antes de que el aspirante a Papa se tirara en paracaídas desde un helicóptero. Si dijera ésto en una película favorable a la religión, el escarnio y las críticas serían atroces, pero parece que incluso esas burradas conviven con críticas que conceden crédito a esta agresión a la inteligencia más elemental que con adultos se puede tachar de ingenua, pero con pase para niños de más de 12 años se convierte en una historia para la tercera entrega sobre la manipulación de masas.

jueves, febrero 06, 2014

Populismo y manipulación de masas

Es algo urgente empezar a cambiar el término "sentido común" por "sentido particular" o "sentido extraordinario" porque vemos a diario como una parte importante de la población defiende planteamientos que no tienen más lógica que la de "apadrinar" el dogma del politicastro de turno. El razonamiento autónomo se delega en los mensajes de los políticos llevando a aceptar sus consignas por disparatadas que sean.

- Las coacciones de masas en el domicilio particular de un político de derechas no conlleva violencia o violentación de las personas - objetivo y es tan democrático como ordinario.

- El castellano se aprende mejor si se imparte una hora semanal porque gran parte de los nacionalistas aceptan que el nivel de sus jóvenes en castellano es mejor que en el resto de España gracias a esa medida.

- ETA ha sido derrotada, pese a que una gran parte de los terroristas están en libertad reuniéndose y otra parte gobernando o en política y ni han pedido perdón, ni han abandonado las armas de modo que su derrota ya la quiesieran todos los que han vulnerado la ley con sangre.

- Aquellos que objetivamente han llevado el país a la ruina tienen autoridad moral para exigir a los que la están arreglando, guste o no, que se vayan para volver a gobernar.

- El Gobierno central es antidemocrático porque no confecciona una ley específica o una dispensa de la misma que la salte para que un territorio pueda secesionarse.

- En Madrid quieren "privatizar" la sanidad por lo que hay que salir a la calle a protestar, mientras que en Andalucía y Cataluña haciendo algo similar debe guardarse paz social. Pese a que en los países más avanzados en Sanidad funciona eficazmente el modelo de colaboración público - privada.

- Tienen más valor "democrático" las manifestaciones en la calle que el sufragio electoral dado que las personas que enarbolan esa cruzada se atribuyen una representatividad que permite soslayar las vías institucionales de la democracia.

Es muy posible que si hiciéramos una encuesta sobre cuánto cree que la gente se ve influida e incluso manipulada para tomar decisiones o incluso manifestarse con vehemencia, un porcentaje relativamente alto defendería su capacidad y autonomía para llegar a su criterio, sin embargo si observamos la relación que existe entre la crispación en la calle y el empeño mediático de los altavoces de la izquierda en incidir en noticias determinadas con eslóganes y titulares machacones podríamos concluir que existe una alta correlación.