sábado, junio 26, 2010

Los jóvenes 'voyeurs' de la tragedia

Existen muchos premios de fotografía cuyo motivo es la desgracia ajena, imperterritos éstos, siempre se han excusado apelando a la denuncia gráfica para retratar tragedias como si de una foto familiar se tratara. Los diarios y noticiarios escogen entre sus cabeceras aquellas informaciones que suponen mayor impacto por la atención generada hacia ellos y sus cuotas de audiencia. Congelar según que imágenes o sencillamente grabarlas, requiere de una idiosincrasia especial que se recoge por ejemplo en "Territorio Comanche", el libro de Pérez Reverte sobre la contienda yugoeslava. Todo nos remite a la jerarquía de principios propiciada por los medios de comunicación en todas sus facetas que llegan a conformar como normales determinadas actitudes, pero son éstos mismos los que luego se preguntan, no sin cierto cinismo o estupidez, qué ocurre con los jóvenes y sus móviles-cámara. La responsabilidad de los propios actos es una baza que se abandonó hace ya tiempo desde las élites y desde ahí hacia abajo, el ejemplo cunde en nuestra sociedad.

jueves, junio 03, 2010

La Vanguardia

Llevo un tiempo analizando dos diarios digitales de amplia tirada: La Vanguardia y El Mundo. El primero es de mi ciudad natal y desde que cogió las riendas del mismo Juan Tapia, se escoró a la izquierda sutilmente conformándose en un baluarte de la socialdemocracia y el Progresismo. El segundo, sito en Madrid, lo conduce Pedro J. Ramírez, líder indiscutible y representante de un liberalismo mediático a la americana. Fiscalizador de corrupciones y sabueso de exclusivas, actúa como avisador de la realidad adormecida en otros diarios.

El primero es un ejemplo de manipulación social capaz de crear tendencia sobre la clase media catalana y el segundo un incómodo forzudo que es temido en un lado y en el otro. Acerca de la Vanguardia es muy posible que en una encuesta sobre lectores, infinidad de los mismos yerren sobre su motivación partidista, pero es posible que al definir con precisión al de Madrid, muchos también incurran en errores de trazo.

También es posible que el errado sea yo, pero entonces podrá deberse a que sus artífices no saben bien lo que dicen o cómo lo dicen.

Sobre las cosas, todas las personas podemos advertir descripciones dispares. Cada idiosincrasia resultará en maneras de definir variadas, unas más vagas, otras más rigurosas, unas más serias, otras jocosas, lo importante no es tanto la manera sino que acierten y se pueda demostrar.

Hay quien ve rasgos en gestos y palabras que ni los mismos artífices conocen. No saben ni de sí mismos lo que otros advierten. En la escritura como en la oralidad, cada gesticulación es un refuerzo emocional que dice algo de uno.

En el día de hoy, he topado con una experiencia nueva en mi periplo analista de los medios. La Vanguardia, en la sección del señor Foix, han borrado cuatro comentarios escritos esta mañana. Los cuatro permanecían cuando he abandonado el medio y eran críticos en la línea que atestiguo normalmente en mis líneas, sin exabruptos. Bien, esta tarde no estaban, habían desaparecido y sus discrepancias volatilizadas como si nunca estuvieran allí. Ha sido una experiencia curiosa, pues me ha dado por hablar con el señor que debía haber censurado mis opiniones a sabiendas que existía alguien de carne y hueso ataviado con un dedo destructor de tinta "cibernética".

Diálogos con un verdugo de la palabra, pensaba yo para mis adentros. Mientras ante mi, la pantalla del medio barcelonés parecía un dechado de libertad y paladín de cruzadas justicieras, yo conocía la verdad del intérprete político. La sensación de exclusividad y tristeza se entremezclaban agitadas en un cóctel de amarga realidad, la que corrobora un fariseísmo y una estrategia cierta que venía denunciando ya hacía tiempo.

El día de la editorial conjunta de 12 diarios catalanes, el pluralismo sufrió una fuerte puñalada en pos de una homogeneización ideológica que sólo era escondida por la presión de esa....homogeneización ideológica. Qué sistema autoritario hace saber a sus súbditos que son manipulados, ninguno mientras no existan referencias y en Cataluña no existen y las que aparecen, los 12 se encargarán de aniquilarlas.

No deja de ser curioso que tras cuatro o cinco comentarios dirigidos al señor censor en persona, el último haya tenido cabida en ese espacio. ¿Un guiño del censor?

"Con el Ed. conjunto manifestaron una prueba de la homogeneización que pretenden en Cat. Hoy ponen granitos de arena pegados y unidos en masa hasta formar un muro a la libertad de expresión en este medio. No por exabruptos sino por denunciar lo que se pone de manifiesto con la práctica. Hasta más ver. Reciba señor Foix un afectuso saludo y por supuesto tb. para usted sr. censor."

Ser coherente es tremendamente difícil para un hombre honrado y gratis para un Progresista, lo sea o no. Éste sólo debe hablar y ni tan siquiera demostrar que sus gestos y actitudes van en consonancia. Lo que cuenta es la "intención", aunque sea la fingida que se muestra al público. Muchos tienen el eximente del desconocimiento, pero eso no obsta a que cada cual se haga responsable de lo que dice y hace. La influencia de los medios en muy superior a lo que la gente corriente piensa y no en vano hay que reconocerles un esfuerzo de conciencia que debe ser neutralizado con la idea de que son héroes con cruzadas por hacer o sencillamente por escepticismo y conocimiento de su condición de mercenarios.