jueves, septiembre 21, 2017

Libertad y democracia

Pluralidad

El grado de libertad de una sociedad se mide efectivamente por su capacidad de ser plural, es decir, por ofrecer oportunidades de expresión de un modo proporcional según la distribución de la afinidad ideológica de su población. Una sociedad libre debería cubrir dos ejes para garantizar dicha libertad: el público instaurándose como eco de todas las sensibilidades siguiendo esa misma proporcionalidad; y el privado: no solo permitiendo la pluralidad real, sino coadyuvando a que ésta se desarrolle en cauces normales sin injerencias partidistas que puedan tratar de justificarse por el compromiso ideológico de una parte. Si la libertad caracteriza a esa sociedad como valor fundamental de su democracia no puede en modo alguno imponerse una visión ideológica de parte como justificación para controlar el todo porque se estaría superando la libertad por el fin pretendido y al mismo tiempo se usaría como eslogan sonoro pero vacío de contenido.

Libertad relativa

Se da la paradoja, de que la libertad, para ser lo más amplia posible, debe ser relativa, es decir, condicionada al respeto de la libertad de todos, pues de lo contrario, es imposición. Por mucha apelación a la libertad que uno pueda reclamar para sí y sus ideas, el límite de la misma siempre es el respeto a la discrepancia cuando ésta ejerce recíprocamente ese respeto y no lo abandona. En el instante que una parte trata de coaccionar a otra parte imponiendo su modelo o su visión, sea como sea el modo de hacerlo, dicha parte abandona la libertad para instalarse en la imposición. La parte que aun siendo minoría expresa su ideología de un modo fingido, subrepticio, manipulador, violento o radicalizado está comprometiendo la libertad de los demás por entender que su visión es superior y/o sus acciones justificadas por una proyección personal del bien común. Eso cuando no responde sencillamente a un objetivo particular.

Coacción

La identificación y determinación de la coacción debe demostrarse como vulneración objetiva a unas referencias concretas y no como percepción subjetiva emanada de la mera discrepancia o la frustración por no materializar un interés de parte. Las referencias objetivas y generales por tanto, no pueden ser otras que las leyes en un ordenamiento jurídico como garante de igualdad y respeto a las libertades, aun admitiendo los desequilibrios de fuerzas que toda sociedad entraña y lo perfectible de su funcionamiento. Este punto es clave para comprender la diferencia entre arbitrariedad y justicia, pues la primera se caracteriza por su generalidad, dirigida a todos y obligando a todos, diferenciada de la arbitrariedad, que establece un interés de parte, exclusivo y particular modulable en función de coyunturas y susceptible de maleabilidad.

La falacia de la moderación

Es un contrasentido exponer un modelo de sociedad libre y pacífica sobre aquella que transige solo en moderación y supuesto respeto exclusivamente cuando se aceptan las condiciones de una parte. Lo es porque en realidad esa es una sociedad de presión en la que solo unos ciudadanos se arrogan capacidad y autoridad para ejercer su libertad sobre los otros como cauce de normalidad. Un simple pulpo como animal de compañía. Este tipo de sociedades son las que mantienen en la inopia a las personas favorecidas por el orden hegemónico que juzgan aceptable y hasta destacable su modelo de convivencia. En realidad, hablamos de una sociedad de chantaje en la que se obliga al cumplimiento de los requisitos impuestos por la parte dominante bajo una amenaza implícita de violencia. Moderación y respeto bajo mis condiciones. Una sociedad que incluso puede presumir de ejemplar ejerciendo una ley del silencio sobre toda disidencia y afectando el eje del pluralismo. La legalidad en un estado de Derecho, con sus fallos, debiera velar cuanto menos que no se extralimiten los derechos de una parte sobre los derechos del resto, sea ésta cual sea, y así legitimar efectiva y realmente el principio democrático que da sentido a la nación y de la que se nutren sus leyes.

Estado de Derecho como garante de democracia y libertad

Cualquier sociedad es susceptible y por tanto vulnerable de alterar sus principios en tanto exista uno o varios poderes fácticos hegemónicos tendentes a una dirección. El ser humano por su condición inherente de sujeto social es influenciable bajo todos los tipos de aprendizaje, presión grupal y afinidad emocional. Y suele ser históricamente reincidente el hecho de que el poder atraiga más poder, pero es justamente el Estado de Derecho el que, llegado el caso de que una parte incluso importante del global imponga su visión al resto, deberá garantizar la protección de los principios democráticos por contener normas superiores de mayor rigidez que exigirán mayorías más amplias que eviten la arbitrariedad de una de las partes. Desde luego, ello no obsta a que un país pueda optar por medidas perjudiciales para sí mismo y su población, pero llegados a este punto sin habiéndonos apercibido de ello por ser parte implicada, estaríamos aceptando y formando parte de un estado totalitario en el que el no oír discrepancia no significaría acuerdo global, sino imposición de una parte y consecución del éxito de la misma sobre las demás. Hablaríamos de un territorio fallido en términos ciertos de democracia y libertad por mucho que la mayoría de ese país, otorgándose una condición arbitraria para sí, enarbolara un canto a su libertad y su democracia.

El equilibrio de las partes

Dado que la aplicación de la libertad y la democracia se fundamenta en el respeto a las partes, resulta de difícil aplicación en toda su esencia dado que los grupos de presión, los poderes fácticos políticos y mediáticos pujan al unísono para conseguir su porción de influencia y es por ello que en la observancia de un cierto equilibrio de fuerzas resulta una sociedad igualmente equilibrada que no perfecta. Difícil porque no existe garantía absoluta de dicho equilibrio en la puja de poder y es posible y mucho más en tiempos de tecnología global, que ciertas élites, grupos de presión y medios por intereses específicos pueden llegar a ocupar una posición hegemónica. Al contrario, es razonable entender que, por la distinta condición de cada sector de la sociedad, existan igualmente posiciones diferenciadas y es esa la consecución que debe darse en esa sociedad sin abandonar el respeto mutuo.

La legitimidad de un Estado de Derecho en una nación emana de sus costumbres e historia

El origen de las referencias objetivas en una sociedad democrática se fundamenta en la costumbre y en la convivencia cierta y demostrable a lo largo de una historia común y lazos comunes. Esa costumbre es la que justifica la construcción de un estado de derecho con leyes dirigidas a salvaguardar la convivencia democrática y libre de grupos caracterizables como nacionales de un país. Por el contrario, al mismo tiempo el ordenamiento jurídico de ese estado deberá limitar los abusos de las partes que tratan de imponer sus pretensiones, a base de métodos como la ingeniería social que aspiran a una lograr una posición hegemónica y que puede desencadenar determinadas coyunturas no consecuentes con la historia de ese estado. Sabemos que han existido regímenes totalitarios que, surgidos originariamente del sufragio han contrapuesto su idea de libertad y democracia justamente para exponerse como referente con el que invalidar las ideas discrepantes y por tanto ejercer un control absoluto de la sociedad imponiendo su visión.

La lógica causal establece la costumbre y la tradición como fundamentos de un territorio y su antónimo, el aprovechamiento del sentimiento contrapuesto a esa lógica buscan romper con el orden establecido articulando alternativas aparentemente loables atractivas para el potencial destinatario.

El cuestionamiento del estado como garante de la igualdad, la justicia y la libertad

Existe en la actualidad una tendencia no nueva de eliminar la tradición y la costumbre como principios inspiradores de una sociedad nacional, estableciendo una tabla rasa sobre el origen de esos derechos y con ello anular la idea que fundamenta un estado, y en su lugar establecer un poder asambleario sufragista que dependería absolutamente de la decisión de los partícipes. Normalmente tales iniciativas son más una respuesta al orden establecido y se motivan por la misma tradición y costumbre que las otras...pero en contrario, es decir, una reactividad al sistema que confiere apariencia democrática al hecho de votar más a menudo, pero eludiendo garantías esenciales ya que no existen referencias con las que asir medidas haciendo depender el resultado de las decisiones de coyunturas, y así resulta más difícil limitar la arbitrariedad de los grupos más fuertes que acabarán imponiendo su criterio sobre el grupo. La igualdad y la libertad aparentemente subliman el proceso que justifica sus procedimientos. Sin embargo, de facto todo ser humano aspira a imponer su yo en el desarrollo de una sociedad y cada cual despliega dicha voluntad de distinta manera. Este sistema fía en la aparente bondad de votar recurrentemente la calidad de su democracia e igualdad, pero desdeña la tendencia natural de los grupos de poder que tratan indefectiblemente de imponer su criterio en las más que probables disyuntivas. Al no existir más que terminología vaga de principios interpretables, resulta imposible imponer un modelo de funcionamiento con el que apelar a una organización sostenible y en su lugar las tendencias se originan por la capacidad de influir en el grupo. El caso es que estos grupos suelen estar cohesionados bajo unánime animosidad a un enemigo objetivo, pero solo pueden funcionar bajo esas circunstancias y se demuestran caóticos, anárquicos o totalitarios y burocratizados cuando la supuesta amenaza de su Leviatán es menos fuerte.

De nosotros depende repetir una vez más el aprovechamiento del hombre sobre un principio o una ideología para sencillamente acumular poder y ejercerlo por la fuerza de los hechos consumados.

viernes, septiembre 08, 2017

Escenografía anunciada: ya tenemos el conflicto


Se puede decir que hasta el 1-O se ha vivido, se vive y vivirá la fase de las palabras, el lenguaje preconflicto propio de todos los conflictos. Se puede llegar a entender que siempre es mejor atajar una enfermedad en sus inicios que dejar que se propague hasta constituirse en epidemia. El problema cierto, sobre el que ignoro si el mal llamado Ejecutivo estará al corriente, es que, tomando en consideración la primera fase, las de las palabras, el resultado ante el 1-O es el peor de los posibles. Lo que aunque por avisado y retequeavisado no ha conseguido movilizar ni un ápice la resolución del, otra vez mal llamado Gobierno de España, nos conduce a un verdadero conflicto que no ofrece entre sus opciones soluciones satisfactorias ni medianamente.

Síntesis del conflicto: política de hechos consumados

- Tras el Espanya ens roba y la exigencia sin condiciones de una financiación determinada por parte de Artur Mas, éste lanza un desplante al Estado y anuncia su voluntad de separarse de España.

1.- Viene la Fase de las palabras: "Derecho a decidir", "la democracia es votar", "libertad para los catalanes", "el pueblo catalán debe decidir en libertad, y un largo etcétera de combinaciones similares en positivo; y en negativo: "Estado opresor", "España antidemocrática" y sucesivamente.

Al unísono, ya venía existiendo una política de hechos consumados que transformaba el aparato de gobierno catalán en una suerte de país de facto con sus propias instituciones y su soldadesca, joven y no tan joven dispuesta a adornar por toda la geografía catalana de enseñas o estandartes, estelades, como símbolo del inequívoco avance de la Independencia. Las anteriores decisiones de cercenar todo resquicio de españolidad van concluyendo y la percepción de una Cataluña apabullantemente independiente se respira con normalidad. Los medios públicos y privados ponen todos sus esfuerzos a ello y cada paso les ofrece una nueva satisfacción porque notan el avance.

El refuerzo al independentismo 

Todo lo vivido en esta fase es la preparación del comienzo, la fecha del verdadero conflicto. Antes no era tal, solo amenazas y conatos para pulsar las posibilidades ciertas de conseguir lo que para algunos era una aspiración, pero para la mayoría de independentistas resultaba una quimera. Desde el momento que se produce el desafío viene a ser fundamental la respuesta del Ejecutivo, por entonces con mayoría absoluta. ¿Por qué? Porque de su calidad se determinará consciente e inconscientemente las posibilidades reales de alcanzar un logro. Los independentistas mostraron una cierta paranoya viendo aviones militares sobrevolando Cataluña y el Gobierno desmintió que se tratara de ninguna maniobra relacionada con el procés. Había miedo de Rajoy a hacerlos enfadar.

Rajoy es una persona que en su fuero íntimo desea agradar y ello queda patente en sus giros ideológicos justamente hacia sus oponentes. Si es criticado hasta la saciedad por la Izquierda, vira su política hacia la izquierda y transige con sus postulados hasta emularla. Con el independentismo ha obrado del mismo modo, anhelando que su omisión fuera tomada como una suerte de moderación y sensatez que hiciera ver a los sediciosos su error y reconvenirse a negociar una claudicación.

Sobre los que no controla emplea esa técnica contemporizadora, en tanto que en su partido, sobre el que ha tenido el control, se ha dedicado a hacer el vacío cuando no los ha exiliado como exiliados estamos todos los catalanes no independentistas.

El refuerzo al independentismo ha sido extraordinario al comprobar que sus pasos permanecían, no solo impunes, sino que permitían generar expectativas de lo que jamás fue un objetivo factible. Si tienes a tocar el final de tu sueño que resultaba impensable ¿Vas a abandonar ahora?

2.- En las peores condiciones posibles, con las espadas en alto de las dos partes, nos enfrentamos a la Fase del conflicto, cuando la voz deja paso a la necesidad de acciones reales, de traducir a hechos físicos lo que con suma facilidad se pregona desde despachos y atriles.

Si algo sabemos del independentismo es su gran capacidad movilizadora y su cohesión y organización en sus manifestaciones. Poco importa si hablamos de quinientos mil, cien mil o de cincuenta mil, una muchedumbre dispuesta está garantizada y posiblemente en la creencia de que su cierto poder humano será inabarcable para las fuerzas del estado, tramarán en consecuencia.

Tenemos garantizado un conflicto físico real cuyo resultado será malo o peor y resulta del todo ridículo pretender una súbita capitulación de cualquiera de las partes. Todo lo contrario, la tensión física real, anunciada y avisada solo suele crecer y propiciar una escalada de violencia que puede enquistarse en la sociedad hasta convertir Cataluña en un escenario de conflicto crónico.

Sabemos que existe una burguesía acomodaticia, interesada y cobarde que se moverá con los vientos, pero existe un grueso de población, esencialmente joven, antisistema y normalizada antiespañola que en razón a su edad, no se detendrá a cavilar consecuencias y enarbolará su bandera de cruzada mientras deja fluir la adrenalina a raudales.

Del cómo España no consentirá que los independentistas delicuentes pisoteen nuestra democracia y nuestras libertades ya lo veremos en próximas entregas. El problema es que vienen haciéndolo desde hace años sin respuesta y cuando era más fácil ponerle remedio no lo han hecho. El 1-O comienza todo.

martes, agosto 29, 2017

Catalunya triomfant

Esta recapitulación va dedicada a dos grupos bien distintos: uno el encabezado por Don Mariano Rajoy y Brey al frente del Gobierno de España; y dos, a los catalanes no nacionalistas ni separatistas que entre una mezcla de impotencia y frustración aguardan un epílogo muchas veces anticipado atendiendo a los hechos. Para uno, el Gobierno de Rajoy, la dedicatoria no hace más que poner en evidencia una conducta, una manera de proceder ante un desafío que topa con la cronología de los hechos; para los otros, constatar un padecimiento solidario muchas veces ignoto para la gran mayoría que vendrá a cristalizar este otoño con las partes más enconadas que nunca.

Sabemos que el epílogo, la convocatoria del 1-O es el comienzo del fin, el pistoletazo de salida del conflicto ya en serio: la materialización sin posibilidad de mirar a otro lado del golpe de estado. Sabemos precisamente por ello que quien ha marcado la agenda y controlado los tiempos han sido los independentistas pues ellos han programado los plazos y convocado a sus huéstes allá donde han querido y con los recursos que han precisado. Ya no queda entonces alternativa al Gobierno de España de más "respuestas firmes" como eufemismos de inanidad política y factual.

Por ello, llegados a este extremo, me limito a aportar el "ya avisé" de lo que vendría a suceder y el "yo padecí" a la caterva de negligentes próceres que lo propiciaron por activa y por pasiva. Como yo, tanta gente que tuvo que soportar a unos y a otros dando soluciones de plató que no eran más que riñas mediáticas a 200-300 euros.

Expongo aquí una parte de mi trayectoria en el blog "Reflexiones de un Excéntrico" que tiene relación con el proceso independentista a lo largo de los últimos 4 años para dejar constancia qué siente un ciudadano como yo viviendo un conflicto como éste. Entre tanta letra se encuentran mis argumentos y mi respuestas a lo vivido y lo que queda por vivir, pero no se recoge lo que siento en este momento y mis recuerdos a situaciones que otros debieron padecer en un grado mucho peor en el País Vasco con la diáspora de cientos de miles de exiliados por la fuerza. Ante tanta apelación democrática, no deja de ser triste que haya tanta gente que proclame que sus conciudadanos deben abandonar su tierra natal considerados colonos o algo peor. Son tiempos difíciles objetivamente porque hay una fractura abierta en España en muchos frentes y lo que a mi me duele, lo que de verdad me tortura, es haber anticipado este escenario y tantos otros que ahora no cito y habrán de venir con y por la pasividad, sino complacencia, de tantos poderes políticos y mediáticos que venden su desvelo por España, sus ciudadanos o la mención que consideren oportuna, mientras mercadean con sus preocupaciones para medrar y acumular más poder e influencia.


 2013

A vueltas con la estrategia de CiU (23/2/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/02/a-vueltas-con-la-estrategia-de-ciu.html

El gran error de "Madrid" (3/4/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/04/el-gran-error-de-madrid.html

¡Habéis ganado! (9/5/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/05/habeis-ganado.html

Omisión del deber de socorro en Cataluña (3/7/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/07/omision-del-deber-de-socorro-en-cataluna.html

El error de Rajoy (11/7/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/07/cual-es-el-error-del-rajoy.html

Independentismo y democracia (22/7/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/07/independentismo.html

El "derecho a decidir" (27/7/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/07/el-derecho-decidir.html

 La complejidad de afrontar los nacionalismos (18/9/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/09/la-complejidad-de-afrontar-los.html

Comentario en ABC a Ángel Expósito sobre: "Catalanizar o españolizar: sentido común" (22/9/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/09/comentario-en-abc-angel-exposito-sobre.html
 
Cataluña Vs España: Fight!!! (26/9/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/09/cataluna-contra-el-resto-de-espana.html

El propósito de Artur Mas (27/9/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/09/el-proposito-de-artur-mas.html

Cambie de canal y compruebe como el futuro no es halagüeño (1/10/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/10/cambie-de-canal.html

La radicalización viaja en un barco llamado "normalidad" (2/10/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/10/la-radicalizacion-viaja-en-un-barco.html

Qué sucedería si en Cataluña existiera verdadera libertad para los catalanes... (3/10/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/10/que-sucederia-si-en-cataluna-existiera.html
 
¿Y crear el gueto de la libertad? (4/11/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/11/y-crear-el-gueto-de-la-libertad.html

Es estigma del no nacionalista - Necesitamos un símbolo (8/11/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/11/el-estigma-del-no-nacionalista.html

La estrategia de "baja intensidad" contra el Nacionalismo (14/12/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/12/la-estrategia-de-baja-intensidad-contra.html

"Bomitar" (17/12/2013)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2013/12/bomitar.html

2014

El hecho diferencial catalán (4/6/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/06/el-hecho-diferencial-catalan.html

La encuesta de la mínima responsabilidad con Cataluña (6/6/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/06/la-encuesta-de-la-minima.html

El final de la cuenta atrás (1/8/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/08/el-final-de-la-cuenta-atras.html

Algunas reflexiones sobre el caso Pujol (3/8/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/08/algunas-reflexiones-sobre-el-caso-pujol.html

Una lección magistral de Pujol sobre la necesidad de controlar la comunicación de masas (6/8/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/08/una-leccion-magistral-de-pujol-sobre-la.html

Asistir a un "conflicto" (30/9/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/09/asistir-un-conflicto.html

El verdadero problema comienza el 9N (12/10/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/10/el-verdadero-problema-comienza-el-9n.html

Algunas consideraciones tras el 9-N (10/11/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/11/algunas-consideraciones-sobre-el-9n.html

El afrontamiento ante un problema de entidad (16/11/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/11/el-problema-de-los-problemas-y-la.html

Análisis excéntrico de la realidad política, mediática y sociológica catalana por una entrevista a Duran i Lleida en 8TV (27/11/2014)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2014/11/analisis-excentrico-de-la-realidad.html

2015

La realidad invisible (23/2/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/02/la-realidad-invisible.html

Análisis excéntrico de: Mariano Rajoy (7/3/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/03/analisis-excentrico-de-mariano-rajoy.html

Hipotética conversación con Mariano Rajoy (24/3/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/03/hipotetica-conversacion-con-mariano.html

La "estelada" de Rajoy (15/4/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/04/la-estelada-de-rajoy.html

Paranoya nacionalista (23/4/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/04/paranoya-nacionalista.html

Una opinión sobre el caso nacionalista-independentista catalán (26/7/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/07/tener-una-opinion-sobre-el-caso.html

Estulticia y pasividad contra separatista (30/7/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/07/estulticia-y-pasividad-contra.html

Izquierdosis y Nacionalitis (10/8/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/08/izquierdosis-y-nacionalitis-son.html

El "movimiento social" independentista (14/8/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/08/el-movimiento-social-independentista.html

"Si Cataluña se independiza..." (21/9/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/09/si-cataluna-se-independiza.html

Samaranch, el promotor involuntario de la Independencia. (23/9/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/09/samaranch-el-promotor-involuntario-de.html

A vueltas con Rajoy (25/9/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/09/rajoy.html

Separatismo y libertad (26/9/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/09/separatismo-y-libertad.html

España no es una democracia consolidada  (27/09/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/09/espana-no-es-una-democracia-consolidada.html

Si no hay con quién comparar (5/10/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/10/si-no-hay-con-quien-comparar.html

Rajoy tras cuatro años de mandato I (8/11/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/11/rajoy-tras-cuatro-anos-de-mandato-i.html

Rajoy tras cuatro años de mandato II (8/11/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/11/rajoy-tras-cuatro-anos-de-mandato-ii.html

Rajoy tras cuatro años de mandato III (y último) (10/11/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/11/rajoy-tras-cuatro-anos-de-mandato-iii-y.html

En tierra de nadie (30/11/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/11/en-tierra-de-nadie.html

Los otros catalanes "checoslovacos" (2/12/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/12/los-otros-catalanes-checoslovacos.html

¿Violencia en Cataluña? (3/12/2015)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2015/12/violencia-en-cataluna.html

2016

Cataluña o Catapeor, recapitulación de un conflicto (4/1/2016)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2016/01/cataluna-o-catapeor-recapitulacion-de.html

Verlo o no verlo, esa es la cuestión (13/1/2016)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2016/01/verlo-o-no-verlo-esa-es-la-cuestion.html

Carta a Don Bieito Rubido: la lógica de Rajoy (23/2/2016)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2016/02/carta-don-bieto-rubido-la-logica-de.html

Consenso (11/3/2016)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2016/03/consenso.html

2017

Defensa del proyecto de España (22/1/2017)
http://reflexiones-de-un-excentrico.blogspot.com.es/2017/01/defensa-del-proyecto-de-espana.html

domingo, agosto 27, 2017

Una portada de La Vanguardia


Si aceptamos que El Periódico y El País, ambos diarios de importante tirada en Cataluña, tienen una orientación de izquierdas, nos queda el rotativo con mayor difusión, que no es otro que el del grupo Godó.

A diferencia de la corriente mayoritaria que convive con la idea de que el matutino barcelonés ha sido un referente del nacionalismo catalán encarnado por CiU, siempre me he desgañitado proclamando su tendencia izquierdista que desde Foix - Tapia, no ha abandonado con diferentes grados de filiación y sutileza.

Es comprensible la confusión con la orientación política y partidista de ciertos medios habida cuenta de que, desde los años noventa, gracias a medios como La Vanguardia entre muchos otros, se vienen sustituyendo los principios por tendencias actitudinales, es decir, ya no existe un principio general aplicable como pueda ser el respeto al otro erga omnes, sino que disponemos de respetos con una amplia gama de sabores adaptados a las minorías de turno. El detalle no es nimio, pues los cerebros se centran en el foco propuesto y relajan el respeto general admitiendo inconscientemente que unas personas deben ser más respetadas que otras, llegando así a la discriminación positiva que obviamente incluye de propina, la negativa. Quien habla de respeto puede referirse a justificación para responder en otra lengua en pro de la misma (utilizando la lengua como metonimia) y no del interlocutor; a establecer víctimas y verdugos en cualquier historia con tintes dramáticos a modo de arquetipo para incitar a los lectores sobre la causa que pretenda pregonar el medio de comunicación.

Son muchas las variables contempladas en el proceso de reconversión de una sociedad a través de los medios de comunicación que pasan inadvertidos por los orgullosos lectores convencidos de que deciden siempre ponderando la información y no porque la información les pondera a ellos. La disyuntiva es sencilla, o se apercibe usted de que cuando un texto transporta un sutil mensaje de normalización y lo racionaliza o sencillamente deglute las noticias admitiendo su mensaje como información. Pondré un ejemplo en la portada de hoy domingo de La Vanguardia:

Los titulares son el gancho de cualquier diario y al mismo tiempo su más evidente manifestación de intenciones. Vemos que La Vanguardia está alineada con el mensaje de la manifestación "No tinc por" en su titular de cabecera y ha decidido excluir cualquier disonancia en el mismo proclamando su filiación al evento. Se podría decir que sencillamente hace publicidad del hecho sin afectarlo con lo que efectivamente llegó a ser la realidad de la manifestación para vender su proclama y luego, en apartados irá desgranando sutilmente su posicionamiento.

- Controversia política por la presencia de esteladas y los abucheos en Barcelona.
Para empezar, a la derecha de la mención a la manifestación, tenemos el primer rasgo: un formal y objetivo "Reacciones políticas" que arrogándose un punto de aséptica valoración dispone un titular que nos ofrece ya información sobre las intenciones de La Vanguardia. Este apartado debe valorarse indisolublemente unido al principal, pues en la intencionada distribución de contenidos separadamente se pretende desconectar el supuesto propósito de la manifestación con el que realmente llegó a ser como si todo hecho ulterior fuera, no algo premeditado y utilista, sino las consecuencias inevitables de un evento idílicamente concebido por la paz de la humanidad. Se trata de separar el símbolo de la realidad, de desafectar el simbolismo como si la intención fuera sincera, cierta e inadvertida de lo que luego sucedería. Con ello sugestiona a los ciudadanos partícipes como parte de un ideal bello, una manifestación por la paz conseguida, y le desprovee del oportunismo y el tacticismo que realmente llegó a ser. En lógica, el masaje cala y el lector barcelonés se entrega a la épica "històrica" tan recurrente en los medios catalanes para glosar cualquiera de sus actos y con ello puede separar su juicio y no mancharse con lo que realmente fue la manifestación.

La equidistancia en este titular normaliza la actitud. La Vanguardia no hace un juicio de valor sobre los hechos, sino que se parapeta en una "controversia" política como si hubieran dos partes enfrentadas en una manifestación y no un grupo que quiso monopolizar la proclama para vender algo completamente distinto. Se blanquea y elude un juicio de valor frontal desapegándose de los que criticaron el uso de la manifestación y alinéandose con la parte de la que se hace eco: "Puigdemont pide no magnificar los gritos que ha recibido el Rey...". De tal modo, los mismos que alardean de vulnerar la ley y exacerbar las expectativas son los que para el rotativo se erigen en árbitros con autoridad para reclamar a los demás sus contemporizadoras exigencias. Todo un arte de la manipulación.

Los refuerzos se suceden en la portada con el grandilocuente pegote de Puigdemont alabando a las fuerzas catalanas, por supuesto como parte de ese discurso complaciente que uno se concede tan placenteramente a sí mismo. Algo que entronca con el "oportuno" comentario del Elsworth Toohey del periodismo catalán: Enric Juliana y su apelación número 14574 a los errores que desde Madrid perpetraron contra los catalanes. "Los Mossos se han ganado a la sociedad catalana; la campaña en su contra ha sido el principal error de estos días". El comentario no es ni analítico ni pormenorizado, simplemente se centra en la ya trillada disputa: lo hicieron bien-lo hicieron mal, no atendiendo a los hechos, sino como símbolo de la maduración como Estado que viene reclamando Cataluña en su discurso permanente. Uno se podría preguntar acerca de las advertencias de la jueza en Alcanar sobre la posibilidad de que fueran terroristas; se podría preguntar sobre el veto a la entrada de los Tedax en Alcanar; se podría preguntar sobre el éxito que una sola persona tuvo en la comisión de un terrible atentado en las Ramblas y su posterior huída por dos veces tras bajar de la furgoneta y tras superar un control para buscarle a él; se podría preguntar sobre el vuelco de la furgoneta de Cambrils por ir demasiado rápidos; se podría preguntar sobre la oportunidad del éxito de un solo hombre en abatir a cuatro terroristas. Todo ello, una relación de hechos que no de opiniones, podría hacernos preguntar sobre la necesidad de autoconcederse medallas y relacionarlo con algo más que la mera lucha policial.

Por supuesto, no puede faltar la mención oficial del 11-m en otro supuesto aséptico artículo que enciende el interruptor de los que asumieron el paquete completo en el atentado más controvertido de la historia de España, precisamente por aceptar su resultado sin controversia.

La última de las noticias en portada no podía ser otra que el discurso del "no pasarán" disfrazado de islamofobia. El "odio" como comodín de los que parecen tener la autoridad para concederlo a terceras personas, como si pudiéramos dividir a los humanos entre los que odian y los que no, a modo de disputa con alienígenas desafectos de toda emoción. Una puerta de entrada para el salvoconducto del odio justificado contra los malos. Una especie de: ¿Se puede odiar a los que odian? Una vuelta a esos manufacturados principios que distribuyen los respetos en base a su filiación.

No hace falta decir nada, La Vanguardia normaliza las actitudes con lo que dice y con lo que no dice posicionándose en un atril por encima del bien y el mal con capacidad para conceder a los catalanes y barceloneses un halo de grandilocuencia moral desapegada del molesto ruido madrileño que pretende afear las históricas y altruistas apelaciones a un mundo mejor tan fácil de adquirir a coste cero.

miércoles, agosto 23, 2017

La marca invisible

Si tienen oportunidad, en unas colonias o para crear equipos de un deporte o juego, hagan la prueba y reúnan una cantidad de niños para formar varios grupos. Entonces con la idea de destacar su grupo, véndanlo, promocionen detalles y empleen algún símbolo (un mero color, escudo o mascota). Es probable que, si lo ha hecho medianamente bien, se amontonen los niños excitados que quieran pertenecer concretamente a ese grupo que, a la suma de su atractiva propaganda y simbología debería ya disponer de un nombre biensonante y apetecible. El proceso es sencillo pero se pueden añadir características diferenciadoras para hacer todavía más atractiva su pertenencia, unas propias y discernibles entre las personas como rasgos de personalidad o incluso físicos, otras generadas por la intención y sugestionadas como actitud vendida como propia de una clase especial, esa clase que cobra una identidad distinguida del resto. Lo descrito hasta cierto punto me sucedió hace años (lustros incluso) siendo monitor en unas colonias. Agrupé en mi derredor a los niños que tuve en suerte y decidí animarlos con un símbolo, la cinta de un color que nos correspondía, al tiempo que los arengaba con enfáticos cantos. Al poco, la muchachada se arremolinaba exigiendo formar parte de mi conjunto hasta el extremo del desborde, lo que me obligó a reconvenir la excitación persuadiéndo a la muchedumbre de que todo colectivo tenía sus bonanzas.

El ser humano no busca otra cosa que desarrollarse como individuo de la mejor forma posible ante las oportunidades presentadas y suele escoger lo que piensa es mejor para él y su autoestima, y no lo peor. Por ello, existe al unísono otro recurso del que nos valemos las personas para convivir adecuadamente con esa tesitura, la autojustificación para salvaguardar la autoestima, esto es, tenerse a sí mismo en la mejor posible de las valoraciones ante actitudes que podrían poner en peligro nuestra autoconsideración en una determinada escala de valores. De tal modo, se debe justificar por una causa noble el propósito de tenerse a sí mismo como el mejor, que no es más que una emoción con independencia de su certidumbre. Llegados a una edad, a diferencia de los niños que no suelen ocultar sus verdaderas emociones, los adultos no pregonan abiertamente: ¡Somos los mejores y no queremos estar con los peores! Pero si bien las causas nobles producen motivación en las personas, no existe rival con la psicología inversa o la generación de una contraparte que no te permite o te obstaculiza un propósito. Obviamente esa parte se constituye en enemiga objetiva y actúa como refuerzo definitivo que da un espaldarazo a la lucha por hacer más grande el grupo y tratar de alcanzar sus objetivos. Es conveniente que algunas de las razones por las que debe tomarse un enemigo objetivo tengan visos de realidad, aunque sea desde un lado del cristal con qué se mira, simplemente con insultos o desacreditación arbitraria es más difícil...al principio. Todos sin excepción tenemos defectos ciertos, pues bien, solo hay que destacarlos y ponerlos en la picota igual que con el grupo...pero al revés, denostándolos.

En el punto que se asume que existe un enemigo objetivo empieza a producirse algo parecido a lo que sería el antónimo de la empatía, es decir, la deshumanización del contrario, la cosificación del rival que impide la consecución de mi cruzada. A partir de ahí, la escalada de hostilidad es un hecho y las maniobras para derrotar al enemigo, sean sutiles o toscas, se van sucediendo progresivamente y la población grupal va deshinibiéndose en su agresividad por observar a su alrededor, entre su grupo afín, una serie de actitudes identificables que definen como normal el odio al enemigo objetivo y por tanto ya se justifica su destrucción metafórica, si no cierta. Es tiempo de denominaciones, de etiquetas pregonadas o físicas, de marcas propias y de los enemigos, de autoexaltación con simbología común que refuerce el motivo por el que están todos reunidos. En los cerebros de los miembros del grupo ya se asume como realidad el discurso que suscitó el líder o élites en su momento y se propagó como la espuma. Los silogismos, todos engrasados para responderse en caso de disputa dialéctica y amenaza a la propia conciencia. La marca invisible del hombre que se creía normal con unas actitudes ha sido superada con otras bien distintas, las que en otro tiempo se consideraban perversas ya no lo son, todo lo contrario, se defienden con vehemencia y sin meditar las consecuencias. No hay tiempo que perder para batir al enemigo objetivo y conseguir el fin pretendido. Pasados los años, los lustros, los decenios, los siglos, la humanidad sigue preguntándose el porqué de ciertas actitudes de una masa que se repiten en nuestra historia y lejos de dar con sus causas, con las debilidades humanas, adopta las etiquetas muertas, los símbolos que utilizaron los grupos anteriores y empiezan su propia cruzada reproduciendo en contrario los mismos errores de sus predecesores, tan odiados ellos, pero que serán el germen del bucle que caracteriza a la humanidad.

Tenemos pruebas constantes en nuestra Historia, Hitler no es un nombre, es una marca del mal como Einstein representa la genialidad.... ¿Evolucionamos adecuadamente? ¿Aprendemos de nuestros errores o simplemente memorizamos marcas?

lunes, agosto 21, 2017

El objetivo

Quién no ha visto alguna película de malo legendario que intenta destruir el mundo para restaurarlo según sus esquemas. Los hay malvados arquetípicos que simplemente disfrutan haciendo sufrir a los demás para demostrarse su poder, otros por venganza, están los que quieren someter a sus habitantes, pero en este caso vengo a centrarme en aquellos que anhelan convertir la tierra en su tabla rasa para poder empezar de cero según su proyectada utópica visión. Antes de proceder a pulsar el botón o mecanismo que activa el proceso de destrucción suelen sermonear al héroe que intenta impedirlo con un corolario de fechorías humanas que le permiten arrogarse autoridad de sobras para su violencia tornada en eufemística fuerza limpiadora y regeneradora. Así, el pérfido prócer, en su papel de multiempleado carnicero y sacerdote de masas, pretende extirpar el tumor de raíz acabando con todo el cuerpo y concederse a sí mismo y los suyos una suerte de metáfora de segunda oportunidad. Todo con el inestimable amparo de numerosas huéstes armadas.

No sé si ese discurso ha calado en el subconsciente de algunos, pero quizás sin esa grandilocuencia y seguro que con un ejército más desaliñado tenemos muestras a diario de los que pretenden un día sí y otro también destruir el sistema para dar acomodo al que tienen recreado en sus mentes. Claro que el relato de uno y otros difiere en la ensoñación del nuevo mundo... ¿pero difiere sobre el viejo? Comienza a darme pavor la ida sin retorno que cada bando está conduciéndose entre confines de una Tierra interglobalizada que concluye en un cruce de caminos repleto de odio y sangre. Y es que en la realidad todos los enemigos son recreados igual que en las películas, tan descomunales y poderosos como aviesos e inmisericordes de manera que, al igual que con el perverso de celuloide, no sintamos ningún remordimiento al empatizar con su exterminio. No valen las referencias, la medida de lo quieto, lo estable, ha quedado tan atrás que se observa arcaico y trasnochado, fascista incluso, de modo que la evolución consiste en repetir lo que otros antes de nosotros ya hicieron para justificar sus cruzadas. Gana el que configura el más malo de todos y lo etiqueta con mayor efectividad para captar cruzados frustrados con el sentido de su intrascendente vida. El truco es vomitar excusas impactantes con las que imprimir en los cerebros la urgencia de héroes que puedan ejercer coerción y virulencia proporcionales al odio suscitado ¿Y después? Muerte y dolor, necesidad de más venganza, de cronificar el revanchismo, de culpar a los otros de lo sucedido, en definitiva, de no defraudar a la hora de continuar el bucle de la humanidad.

Derribar el castillo de naipes conseguido tras siglos y milenios solo puede hacerse desde la mezquindad de quien descuenta lo logrado y le resta mérito sin despeinarse el entendimiento si alguna vez lo tuvo, de quien cuenta la historia como si fuera la suya propia, de quien traspone sus razones y sus ambiciones personales, el odio recibido de sus fuentes y las soluciones que, pregonadas con estulticia tienen consecuencias muy distintas de las reales, porque la emoción radicalizada solo llega hasta donde se imaginan en frente del villano y lo tumban. Puro romanticismo letal.

Busquen entre nuestra sociedad a gente, mayoritariamente joven, que quiere derribarla para "limpiarnos". A los que aspiran a romper con todo y apoyar a quienes quieran resquebrajarla, a quienes incluso, detrás de ellos, élites cargadas de dinero buscan diezmar para su confort a una población superpoblada valiéndose de estúpidos adictos a la adrenalina convencidos de su cruzada hasta el fanatismo. Imbéciles que, diciendo que combaten a los gigantes, acaban siendo esclavos de éstos para aniquilar a los que ni tienen poder, ni pretenden más que cierta tranquilidad y esperanza en el futuro bienestar de sus familias, la población.

El mal no está en relatos de película, está entre nosotros, en nuestras aspiraciones para acabar rigiendo el mundo a nuestro antojo como si de una lista de tareas de autoayuda se tratara. Todo en nuestro universo es comprar, compramos un relato, una causa, una cruzada que nos cuadra y se adapta a nuestra situación y características para realizarnos personalmente y lo que sigue a continuación...es historia.

domingo, mayo 14, 2017

Los votantes son listos

En estas fechas se cumple un año de okupación de una vivienda por un grupo de personas de etnia gitana. Son mis vecinos.

Llegaron subrepticiamente con un escuadrón de familiares y cercanos para tomar una casa. Entre éstos traían a la "abuela" y la dejaban dentro para hacer constar que había alguien. Pasados unos días, ya no apareció más. No sé bien el proceso, pero sin duda ellos sí estaban muy al corriente de lo que podían hacer. La paradoja es que en esta vivienda vivía una familia que no pudo hacer frente a los pagos de su hipoteca y tuvieron que abandonarla.

El primer gesto del Ayuntamiento de ERC, en una población de unos nueve mil habitantes, fue proveerles de mantas y publicarlo en la web institucional. Con la enquistación del tema, silencio.

A lo largo de este año he podido contar numerosos automóviles: BMW, Mini, Smart, Citroen, una furgoneta americana, Mercedes, Honda Civic y unos cuantos más; por supuesto semanales celebraciones culinarias en su flamante barbacoa Weber, una psicina desmontable estilo Toy de unos 4 metros de diámetro, juguetes por doquier desplegados por el jardín y ropa tendida, mucha ropa tendida. No ví las mantas del Ayuntamiento.

Al poco de llegar se vislumbrava desde su ventana lo imprescindible: una televisión de bastantes pulgadas y la correspondiente consola de videojuegos. Persianas cerradas ocasionalmente entre semana y en el fin de semana la fiesta garantizada como si de una segunda o quinta residencia (qué más da) se tratara.

Parece ser que el derecho a una vivienda digna deposita como garantes (coaccionados) a los ciudadanos y no al Estado o a las Instituciones correspondientes. El Estado delega su responsabilidad para promover su subasta de buenismo de pandereta estableciéndose como cómplice de un robo de la propiedad privada al admitir su comisión excusándose en consideraciones formales: la cerradura, el tiempo necesario para permanecer en la casa ocupada, etc. Un total sinsentido. De tal modo se mantiene una legislación apropiada para el trapicheo de los sinvergüenzas que no dudan en ser invitados a determinados medios, que como en cualquiera de sus realities, apelan a cualquier eslogan emocional que justifique el allanamiento de morada y la apropiación de lo ajeno. Se habla de "colisión de derechos" para promover la ley de la calle bajo las condiciones de los populistas, oficializando nuestra condición de país bananero y Estado arbitrario en el que impera una realidad de hechos consumados, es decir, tonto el último.

Una persona acostumbrada a cumplir la ley o al menos a no tratar de hallar sus lagunas y recovecos, no tendría éxito en esta empresa, pero los avezados okupas "profesionales" saben lo que hacen bajo la mirada impotente. Y si lo demás falla, el recurso al racismo o cualquier amenaza de manchar la corrección política echa para atrás a quienes les sobreviene algún tipo de incredulidaad y posterior indignación.

Los votantes, los ciudadanos, son listos dicen......Algunos más que otros